Sábado de Abril en Cala Mitjana

Poco a poco la isla se va desperezando, a medida que esta primavera de sol y tormentas anuncia la llegada del próximo verano. Quedan pocos meses para que los aparcamientos de las playas se llenen de coches y bullicio, así que ayer nos hemos escapado hasta una de nuestras calas vírgenes favoritas. Poca gente a la vista en la deliciosa mañana de sábado, solo el sonido de las olas, el sol de Abril que se abre paso entre las nubes, un barranco que desemboca entre pinos y arena blanca hasta las increíbles aguas turquesa: Cala Mitjana.

Hemos bajado tomando la senda que desciende desde la parte alta de Cala Galdana, atravesando un encantador bosque de encinas. Al final del camino, ente Mijana y Mitjaneta, nos internamos en la antigua cantera, y dejamos que el rumor de los pájaros y los altos bloques de piedra de marés alteren por unos minutos la percepción del tiempo y el espacio, encerrándonos en una cápsula de calma y silencio.

Y luego la maravillosa cala, solo para nosotros y unos pocos afortunados más. Llegará el verano con sus tumultos de “forasters” en pos de los mejores rincones instagrameables de este pequeño paraíso, igual que las panorámicas desde el Monte Toro, o la puesta de sol desde la Cova D´En Xoroi. Pero también llegarán muy pronto tantos clientes y amigos de muchos lugares del mundo, que están contando las semanas para llegar a la isla, sacudirse de encima la niebla, el frío, la lluvia y la oscuridad del invierno, y zambullirse con júbilo en la luz del verano menorquín, y en estas aguas transparentes.

Estamos trabajando duro para poner todo a punto en nuestras villas para la temporada, pero para coger fuerzas nos hemos regalado esta mañana de puro relax. Una de las canciones que escuchamos sentados frente al mar: Misread, Kings of Convenience (de su álbum Riot on an empty street, 2004)


Deja una respuesta

Esta web utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario.
Al navegar por la web acepta los términos de nuestraPolítica de Cookies